domingo, 30 de enero de 2011

Se puede retomar


Aquí os dejo mi último montaje. La cita, que es de la película Expiación, no sólo hace referencia al romance de Margarita y Gonzalo, sino también a la historia de Águila Roja en general, que debe ser retomada cuanto antes. ¿Indirecta? No, esto es una directa como un castillo, pero ¿qué queréis? Lo mío nunca ha sido la sutileza.
Espero que os guste o que os arranque una sonrisa complice al ver que todo/as estamos en las mismas.

martes, 25 de enero de 2011

Mi estrella





Os dejo una nueva tanda.
La primera imagen, con una cita de la canción Espaldas mojadas de Tam tam go.
La segunda, con un fragmento de la canción ¿Por qué? de Miranda Warning.
La tercera, con una cita de Gustave Flaubert.
Y la última, con un fragmento de un poema de José Hierro, inspirado por el capítulo del otro día.
Espero que os gusten.

lunes, 24 de enero de 2011

Y el tiempo se paró - Capítulo VIII

Capítulo VIII

La primera vez que le vi, creí que había sido una ilusión óptica o una mala pasada de mi mente.

Estaba desayunando y, como hacía siempre, me puse a mirar por la ventana, tomando a sorbitos un café con leche. Mi hermana estaba sentada en el lado opuesto de la mesa, con los ojos aún medio cerrados y la cabeza ladeada. Ella siempre dice que, a esas horas, aunque su cuerpo está en la cocina, su cerebro sigue en la almohada. Yo era de las que al primer trago de café se despejan.

Por la ventana de nuestro antiguo piso se veían los tejados de otras casas, antenas de televisión, chimeneas y algún que otro gato; desde la ventana de la cocina de la mansión la estampa era bien distinta: había un grupo pequeño de árboles, una colina y pájaros volando de aquí para allá; aunque no era eso lo que me gustaba mirar: solía fijarme en el cielo que, aquel día era de un gris acerado, y en los jirones de nube, por los que se filtraban los rayos del sol, y que se iban deshaciendo a medida que avanzaba el día.

Miré de nuevo a mi hermana: seguía observando el batido de chocolate, con la cara apoyada en su puño, de tal manera que el carrillo hacía que se le cerrase el ojo izquierdo por completo.

Diana, estás dormida y como no te des vida no llegamos al instituto.− Dije usando mi voz de hermana mayor. Estábamos en octubre y mi querida hermanita seguía aún con el horario de verano.

¿Qué me dé vida? Esto no es vida, no te engañes.− Refunfuñó Diana con voz tomada.− Voy a poner la radio, a ver si me espabilo.

Se levantó torpemente y fue hacia la radio, se quedó mirándola unos segundos, como si no estuviera muy convencida de lo que era aquel aparato, luego cogió el cable, lo enchufó y dejó la emisora que estaba sintonizada. Sonó Something real de Renee Stahl. Cuando lo pienso… es como si fuera un aviso de lo que venía.

Mi hermana volvió a la mesa y alzó el vaso de batido con expresión resignada. Sonreí, tomé otro sorbo y me volví de nuevo hacia la ventana. Vi unos pájaros que se alejaban y desaparecían tras la colina, fue entonces cuando un reflejo en el vidrio llamó mi atención: Un chico joven me observaba, parecía triste, pero al notar que yo le miraba, su expresión se tornó en asombro. Tardé unos segundos en reaccionar, parpadeé y miré hacia la cocina, pero allí no había ningún chico que pudiera reflejarse; Miré de nuevo el cristal y vi que ya no había ni rastro de nubes y, por supuesto, tampoco había un chico mirándome.

¿Qué pasa?− Preguntó Diana.

Terminé de un trago lo que me quedaba de café.

Nada.− Respondí, mientras pensaba en la cantidad de bobadas que se me llegaban a ocurrir.

La canción concluyó al tiempo que yo salía de la cocina.

Esa fue la primera vez que vi a Guillermo Bermejo.

Las imágenes de Roberto




Llevo días viendo las fotos y pensando "esto no se puede mejorar, son magníficas", pero aún así me he atrevido a hacer algunos montajes. Sólo espero que no hayan perdido, porque ir a más era imposible. Roberto, desde aquí, mi enhorabuena y mi gratitud por compartirlas. Y van dedicadas a Quiero_quererte, por haberme hecho el favor de pasármelas vía privado, muchas gracias, preciosa.
La primera imagen, con una cita de Friedich Hebbel, he usado esa cita porque Irene tiene una mirada muy limpia y creo que le va bien esa frase.
La segunda, con una cita del mismísimo Albus Dumbledore (Harry Potter y el prisionero de Azkabán), y con Eugenia de protagonista, que va a tener que curar las heridas del médico a base de amor y mucha luz si de verdad quiere casarse con él.
Y la última un montaje sencillo sobre Irene.
Espero que os guste.

jueves, 20 de enero de 2011

La luz que hemos perdido


Echo de menos Águila Roja y mucho... así que TVE apiádate de mí, retira de una vez a la familia Alcántara, que al niño le conocí cuando aún jugaba con plastilina y ya se afeita, y vuelve a poner al aguilucho que me ayuda a desconectar... Creo que mucha gente del foro apoyará está petición.
En fin, ahí va esa imagen. La frase es de Henri Barbusse.

viernes, 14 de enero de 2011

Y el tiempo se paró - Capítulo VII

Capítulo VII

Fue por aquella época cuando empecé a sentirme mal, no sabría muy bien cómo explicarlo… no era algo físico, ni psíquico, era más bien como un eco, como si de alguna manera algo que estaba sucediendo rebotara en mí, aunque en ese momento simplemente te hubiera dicho que me sentía rara y punto, ahora sé más cosas y tal vez por eso pueda contar con mayor exactitud lo que ocurría.

Había pasado una semana desde lo del árbol genealógico cuando nos llamó Nuria y nos soltó el bombazo:

Creo saber cual fue el móvil del crimen.− Tras decir esto, se quedó callada un momento y añadió.− Lo he descubierto gracias al árbol genealógico

¿Cómo?− Dije, sorprendida, mientras Diana me daba golpecitos en el brazo para que le contara lo que Nuria estaba diciendo.

Ya os dije que los Bermejo eran una familia importante, tenían mucho dinero, muchas propiedades, sobre todo tierras y alguna bodega, y parece que eso fue precisamente el móvil. Gracias al árbol genealógico me he dado cuenta de que muertos todos los Bermejo, las propiedades pasaban a manos de los Alcolea, otra rama de la familia, concretamente a Mario Alcolea, primo de Guillermo Bermejo; Lo normal hubiese sido que heredaran sus padres, pero murieron dos años antes en un incendio.

Entonces ¿fue él? ¿Crees que Mario Alcolea mató a la familia Bermejo y se las ingenió para que acusaran a Guillermo?

No lo sé… puede que fuera él o alguien cercano a él que se fuera a beneficiar de que Mario heredase, pero queda mucho por saber… ahora estoy intentando averiguar algo más sobre él, es trabajo de hemeroteca, bastante pesado, pero es lo que toca, leerse las crónicas de sociedad de la época. Por cierto, ¿tus padres han denunciado?

Nuestros padres habían decidido no presentar denuncia, porque, al fin y al cabo, tampoco sabían muy bien qué denunciar ya que en la casa no faltaba nada, en todo caso, sobraba.

No. La verdad es que dudaban que la policía fuese a creerse que el manuscrito no estaba allí antes, pensarían que no lo vimos y que luego dimos por hecho que alguien había entrado a dejarlo.

Ya… Bueno te tengo que dejar, cuéntales a tus padres esto, pero diles que no es una acusación ni nada por el estilo, simplemente creo que debéis estar informados de ello.

Diana, que seguía a mi lado dándome imperiosos golpecitos en el brazo, se apartó en cuanto vio que colgaba el auricular del teléfono.

− ¿Qué? ¿Qué pasa?

Le expliqué lo que Nuria me había dicho y nos pasamos la tarde haciendo cábalas. Cuando llegó la noche las dos fuimos a nuestros dormitorios, pero al cabo de un rato, Diana entró en mi habitación.

¿Qué quieres?

Seguir hablando contigo, es que se me ha ocurrido una cosa.− Contestó mi hermana en voz baja.

Ya me lo dirás mañana.− la corté, al tiempo que me daba la vuelta en la cama, dándole la espalda.

Vale, en ese caso iré yo sola a la biblioteca municipal a mirar los periódicos de la época.

¡Diana! Ni se te ocurra, ¿de acuerdo? Eso es trabajo de Nuria.

Yo puedo investigar lo que me dé la gana.

¡No! Además, seguramente no te dejen mirar los periódicos, tendrías que tener un carné de investigador o estar haciendo una carrera universitaria que justificara

Pues no, lista.− Me interrumpió.− El archivo del periódico lo puede ver cualquiera, además creo que lo han informatizado así que ni siquiera tendré que estar entre papeles.

Diana, escúchame.− Dije, mientras me levantaba de la cama y asía la mano de mi hermana.− Creo que lo mejor es que no nos impliquemos más en esto ¿vale? Por mi parte no voy a investigar más, me da igual lo que le pasara a Guillermo Bermejo, me importáis más papá, mamá y tú.

Mi hermana abrió la boca para replicar, pero nunca oí lo que dijo, porque un sonido estruendoso, parecido al que haría una sirena de barco, aunque mucho más grave, tapó su voz.

¿Qué ha sido eso?− Dije yo, aunque mi hermana, que estaba tan asustada como yo, no respondió a mi pregunta.

Nos quedamos unos segundos con las manos agarradas y entonces oímos a mamá gritar:

¡La niña! Diana no está, dios mío.

Mi hermana frunció el ceño y al momento cayó en que estaba en mi habitación.

¡Estoy aquí!

La puerta se abrió. Eran mamá y papá:

Tranquilas, no ha sido nada.

Voy a ver qué pasa.− Dijo mi padre, frotándose la cara. Era evidente que aquel sonido lo había despertado.

Mi madre nos abrazó.

Recuerdo que cuando sentí la mano de mi madre en mi espalda dejé de temblar. Miré a mi hermana; si estaba asustada lo disimulaba bien, parecía un animal en alerta, pero no respiraba por la boca ni se agarraba al pijama de mamá, como yo, estaba muy quieta con la mirada concentrada y supuse que quería oír cualquier sonido. Entonces se deshizo del abrazo de mamá y fue hacia la puerta.

Diana, ni se te ocurra.

Papá está solo.− Se quejó ella en un susurro. Sólo entonces dejó entrever su angustia.

Pero no pasó nada aquella noche: mi padre volvió extrañado, porque no había conseguido localizar el origen de aquel sonido y a la mañana siguiente, ninguno de nosotros hubiera sido capaz de decir si fue real o sólo un mal sueño, fruto de nuestra sugestión.

Ahora sé que ese fue el día en que comenzó a enfadarse.

Un tranvía llamado deseo


Roberto Álamo se sube de nuevo al escenario para dar vida a Stanley Kowalski en la obra de Tennessee Williams Un tranvía llamado deseo. Comparten cartel con él Vicky Peña, Ariadna Gil y Álex Casanovas.
Fuente: El Mundo

miércoles, 12 de enero de 2011

El mañana está sangrando





Os dejo una nueva tanda.
La primera imagen, con una frase de la canción de Maldita Nerea, Tu mirada me hace grande (sé que me repito, pero es que me recuerda mucho a esta pareja).
La segunda, con una canción que puse en la cueva, Pero yo sé de Soledad Villamil, y que a mí me recuerda mucho a las dos historias de Fernando; me he decantado por hablar de Fernando y Belle por aquello de cambiar de tercio.
La tercera, con una frase de la canción Shattered de Trading yesterday, cuya traducción sería "Ayer morí, el mañana está sangrando", creo que refleja bien lo sucedido.
Y en la cuarta decidí no poner frase, porque creo que habla por si sola.
Espero que os guste.

martes, 11 de enero de 2011

El héroe cruza el charco


V-me, una de las redes televisivas en español más grandes de Estados Unidos, ha anunciado el estreno de Águila Roja. La serie comenzará a emitirse los lunes a las 22:00. Espero que también allí coseche el éxito que merece.
Fuente: TVLatina

lunes, 10 de enero de 2011

Guardo silencio


Os dejo esta imagen sobre Margarita y la que yo creo que es su postura. La frase es enteramente mía, así que tendréis que disculpar que no tenga tanta garra como otras que haya podido utilizar.
A través de esta imagen intento mostrar como Margarita quiere contarle a Gonzalo sus sentimientos, pero él siempre se aleja o la corta (por eso no sale en la imagen...) y ella se ve abocada a huir de lo que siente, ya que no tiene opción de vivir ese amor, razón por la cual ve a Juan como su tabla de salvación.
Espero que os guste.

viernes, 7 de enero de 2011

Roberto Álamo te ayuda a acabar con los malos humos


Ahora que en nuestros bares, parques y hospitales está prohibido fumar, hay quien se alegra (como yo) y quien se enfada, pero también hay un grupo que se está planteando dejar ese vicio tan nocivo para la salud. Por ello algunos famosos nos cuentan como lograron ellos dejar el tabaco, entre ellos, Roberto Álamo.
Fuente: Elperiódico

Felicidades Laperlita


Hola guapa, perdona el retraso, es que llevo unos días un poco apretados. ¡¡Muchas felicidades!! espero que sigamos compartiendo charlas, recomendaciones de libros y causas (¡cuándo no!), que ya sabemos que las perdidas son las que se abandonan. Un besazo y espero que te guste mi regalto (la cita es de la canción Tu mirada me hace grande de Maldita Nerea).

lunes, 3 de enero de 2011

La voz dormida ficha a Inma Cuesta


Inma se une al reparto de La voz dormida donde se encontrará con dos caras conocidas: su compañera de Águila Roja, Miryam Gallego, y Begoña Maestre, la que fuera su hermana en Amar en tiempos revueltos; completa el reparto María León como Pepita.
Inma interpretará a Hortensia, una mujer embarazada -hermana del personaje del María- que, al igual que las otras, también ha sido condenada a muerte.

domingo, 2 de enero de 2011

2011 con Águila Roja


Acabo de ver la promo de la programación de RTVE para 2011, he visto algunas imágenes de Águila Roja, de Los misterios de Laura y también de los telefilms que va a emitir este año. Cada vez estoy más convencida de que la ficción televisiva del momento no tiene nada qué envidiarle al cine. Ahí va la primera imagen que he creado en 2011. Espero que os guste.