domingo, 1 de julio de 2012

De nuevo, campeones

Se cumplió el sueño, por difícil que pareciera. Aún en este momento de euforia, no puedo olvidar que España está pasando por uno de los momentos más duros de la democracia (no sé si seguir llamándola así) y espero que esto no sea el Opio del pueblo, el Pan y circo, sino una lección de que un equipo coordinado puede alcanzar objetivos altísimos. ¿Si un equipo de fútbol logra esto, qué no lograríamos los ciudadanos con un movimiento único contra el poder que nos hace responsables de problemas que no son cosa nuestra?
En fin, gracias, selección española, habéis rescatado el orgullo y la esperanza que no es poco.